Combate-el-sindrome-premenstrual

Si previamente a la menstruación sientes mayor transpiración, acné, cansancio, pérdida del apetito, dolores articulares o mal humor, posiblemente padezcas el síndrome premenstrual.

Existen dos nutrientes que ayudan a reducir los síntomas que “enfermiza” a la mujer durante el periodo premenstrual: el calcio y la vitamina D. Este dúo fomenta el equilibrio de las hormonas femeninas.

Entre las posibles medidas que puedes adoptar para paliar este malestar generalizado, la alimentación es decisiva.

Estudios realizados en la Universidad de Massachussets revelan que una ingesta de calcio de 4 vasos de leche al día reduce en un 30% el riesgo de desarrollar el síndrome premenstrual. Estudios anteriores ya demostraban que algunas mujeres con este síndrome presentaban deficiencia de calcio o tasas muy altas relacionadas con el no aprovechamiento de este mineral.

El calcio en altas dosis puede aliviar las contracciones musculares y otras molestias que se dan durante la menstruación. La vitamina D es imprescindible, pues ayuda a la absorción de este mineral por el organismo.

Las últimas estadísticas revelan que 9 de cada 10 mujeres presentan al menos un síntoma del síndrome premenstrual.

Si no quieres padecer el síndrome premenstrual sigue estos consejos:

¡Cuida tu hígado!

Por otro lado, hemos de destacar lo importante que es la salud de nuestro hígado: una sobrecarga de toxinas, grasas o bebidas alcohólicas impiden la fabricación de sustancias esenciales para la eliminación de otras que, en exceso, fomentan el que se desarrolle el síndrome premenstrual.

Para ayudar a desintoxicar el hígado debamos aumentar en nuestra dieta: manzanas, cerezas, fresas, uvas y nísperos, alcachofas, cardos, cebolla, escarolas y rábanos. Además debemos reducir la ingesta de alcohol, grasas, azúcares simples y cafeína, claves para la producción de toxinas. Este tipo de ajuste en nuestra dieta nos dará pie a evitar pequeñas inflamaciones que son tan incómodos durante estas fechas.

¡Ten un buen ritmo intestinal!

Ahora es turno del intestino, gran responsable de expulsar buena parte de todos lo que el cuerpo no aprovecha. Es esencial que mantenga un ritmo de trabajo, para ello consumiremos granos integrales, frutas líquidos, legumbres y verduras. Ese hábito previene el estreñimiento e impide la reabsorción de las hormonas que precisan ser eliminadas en la fase premenstrual. Evite los productos industrializados o los que contengan glutamato y colorantes artificiales, dado que intoxican el tracto gastrointestinal.

¡Evita los cambios de humor!

Algunos nutrientes son fundamentales porque estimulan la producción de neurotransmisores como la dopamina, la endorfina o la serotonina, que ayudan a equilibrar las oscilaciones de humor que pueden acompañar a este síndrome.

Retención de líquidos

Contra la común retención de líquidos, es recomendable aumentar el consumo de alcachofas y espárragos, que son diuréticos.

Alivia los dolores de cabeza

Para aliviar los dolores de cabeza se recomienda el zumo de frutas, especialmente el de limón y sandía.

Regula tus niveles de estrógenos

Es importante también aumentar el consumo de soja (y otros tofu y tempeh) ya que ayuda a regular los niveles de estrógenos y de progesterona respectivamente. Si conseguimos el equilibrio de estas hormonas, no padeceremos el síndrome premenstrual.

Estos consejos, que en el fondo sirven para desintoxicar el organismo sirven para cualquier mujer.

Ejemplo de dieta anti-síndrome premenstrual:

Desayuno:

Un yogur o un baso de leche semidesnatada batido con un plátano.

Media mañana:

Un trozo de queso Light

Comida:

Una ensalada de hojas verdes, con nueces y zanahorias picadas, aderezada con limón. Salmón a la plancha o sardinas asadas (si las sardinas son pequeñas, es recomendable comer la espina, ya que contiene mucho calcio).

Cena:

Ensalada de escarola con mostaza natural, tomate y un puñadito de arroz integral y medio aguacate. Una naranja.

0/50 ratings