secretos-para-perder-peso

Empezar a adelgazar muchas veces se convierte en una maratón. Requiere un largo y duro trabajo, la meta es lejana y el éxito depende en gran medida de la motivación y la constancia.

Piensa en positivo

Muchos de nosotros cuando pensamos en la sola idea de hacer dieta empezamos con las excusas como “soy muy vago para hacerlo bien, nunca seré capaz de hacer ejercicio, no tengo la voluntad para seguir un régimen…”. Confiar en uno mismo es la clave que marca la diferencia. Un estudio demostró que las mujeres que creyeron que adelgazarían perdieron más peso que aquellas escépticas. Para lograrlo hay que ejercitar la imaginación y pensar en positivo.

Motívate

Una forma de motivarse, consiste en visualizar todos aquellos cambios que queremos lograr. Para el día a día es fundamental motivarse, imaginando situaciones de riesgo (“me sirven un helado de chocolate y nata, tomo un poco y digo que es delicioso; pero cuando me preguntan si quiero repetir respondo que todavía estoy saboreando el primero”). Estas situaciones te harán sentir más fuerte a la vez que orgulloso por tu procedimiento.

Asume responsabilidades

Ten siempre presente que debes asumir por ti mismo la responsabilidad de adelgazar y de cambiar tu conducta. Eres el único que puedes solucionar tus propios problemas. El apoyo incondicional de familiares y amigos es de gran ayuda, pero no esperes que asuman la responsabilidad de tu régimen. Depende de ti mismo, y no de terceros.

Fija metas realistas

Algunas personas quieren llegar a un peso surrealista, imitando tendencias. Cada individuo tiene su peso ideal y saludable, dependiendo de su edad, sexo, talla, peso actual, y constitución natural. Otros tantos quieren rebajar 3 tallas en 4 semanas o esperan no comer o hacer una dieta muy estricta. Ten en cuenta que el éxito anima, aún cuando los logros sean pequeños y a largo plazo. Tienen más posibilidades de adelgazar con éxito aquellas personas que miden sus progresos a largo plazo y como beneficio para la salud y no solo en función de los kilitos de más. También es muy importante plantearse metas semanales, como por ejemplo beber más agua o andar 30 minutos todos los días, comer más verduras, cumplirlas motiva mucho.

Firma un compromiso

Escribe en un papel la fecha que de comienzo de la Dieta y fírmala. No lo demores más. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Dejando las cosas para más adelante sólo hace perder entusiasmo y motivación. Actúa de la misma forma que cuando planeas tu viaje de vacaciones. Toma todas las previsiones, y actúa con la misma resolución y entusiasmo.

Planifica

Si tienes una vida muy ajetreada, con mucho trabajo, marido/esposa, hijos, mantener la casa, y asumir nuevas obligaciones te tensan y ponen los nervios a flor de piel…resultado…. ¡Nada sale bien! Para adelgazar y lograr hábitos saludables para ti y toda tu familia debes introducir cambios significativos en tu vida. Aprender cosas nuevas e introducir nuevas actividades. Son muchas cuestiones para resolverlas de una sola vez.

Planificar te ayudará a ver las cosas de otra manera y a poner las cosas en su lugar, a reducir el estrés. La planificación te ayudará en el día a día. Escribe tus obligaciones, y ponle a cada tarea una fecha límite en la cual debes cumplirlas. Sé flexible lo más que puedas con tus horarios, si un día no puedes hacer actividad física, pues no pasa nada, si existe al posibilidad de pasarla a otro día. Esto te ayudará a organizarte y a aliviar el estrés.

Lleva un diario

Si no llevas la dieta muy bien, puede que te falte reforzar tu compromiso y la motivación. Aunque sea sorprendente, según distintos estudios, uno de los factores de mayor influencia asociados al éxito para perder peso consiste en llevar un diario o registro de los alimentos consumidos o los ejercicios practicados.

Te ayudará a saber y a recordar mejor lo que haces día a día y lo que comes Te recordará el compromiso de adelgazar, a la vez que vas viendo día a día los progresos lo cual ayudará a que notes lo lejos que has llegado, y aumente tu motivación.

Todo es aprendizaje

En un esfuerzo a largo plazo son inevitables los contratiempos, y los deslices. Un pequeño y pasajero tropiezo como comer demasiado un día y engordar en una semana de medio kilo a un kilo se convierte muchas veces en un problema grande y permanente, y el comienzo del fin, aunque no debería ser así.

Aprender a recuperarse de estos deslices y seguir adelante tiene un valor inestimable para lograr el éxito. Algo que nunca debes olvida es que quienes saben perdonarse y tienden menos a reprocharse los errores tienen más éxito a la hora de perder peso.

El largo camino hacia la pérdida de peso debe ser una experiencia positiva: si se disfruta con los beneficios que aportan el ejercicio y la alimentación sana y equilibrada, aunque la pérdida de peso sea lenta o apenas perceptible, se recogerán antes los frutos y el entusiasmo y la autoestima se mantendrán alto.

0/50 ratings