Circuitos-termales

Relajarnos y mejorar nuestro aspecto físico. Estas son las dos máximas que nos hemos propuesto como objetivo a cumplir. Pretendemos lograrlo y lo podemos conseguir si acudimos a un spa o centro estético donde ofrezcan circuitos termales.
El primer paso de estos circuitos puede ser el sumergirnos en lo que se dan en llamar piscinas de chorros. Allí, entorno a veinte minutos, disfrutaremos del agua a temperatura corporal y de unos chorros que tendrán como fin el “masajear” zonas como las cervicales, las piernas o las lumbares.

Circuitos termales

La piscina de hidromasaje, donde el agua nos dará un masaje epidémico, nos conseguirá relajar y preparar para encaminarnos a la terma donde eliminaremos toxinas gracias a la humedad de la misma que rondará entre los 50º y los 70º.
La llamada ducha bitérmica será nuestro siguiente destino y conseguiremos activar la circulación gracias a las diversas temperaturas del agua (caliente, fría y templada).

Ducha del circuito termal

Para finalizar el circuito termal iremos a la ducha de aceites esenciales en la que no sólo nos tonificaremos sino en la que también impregnaremos nuestro cuerpo de un tacto suave y de unas aromas agradables.
Relajados y limpios terminaremos el tratamiento y tras él lo mejor será disfrutar de un zumo natural con el que recuperaremos los líquidos perdidos.
Tags : circuitos termales, relax, tonificar

5/51 rating