adelgazar-para-el-nuevo-ano

En esta época del año siempre hacemos un balance de la vida, y juramos no cometer los mismos errores que el año que dejamos atrás. Pero no siempre lo cumplimos. Después del 15 de enero todas esas promesas y propósitos se olvidan y esfuman como por arte de magia. Ni hacemos la dieta, ni dejamos de fumar, ni caminamos los 30 minutos al día.

El secreto esta en que uno cambia cuando lo decide, ya sea marzo, mayo o noviembre. Por otro lado con la emoción de las fiestas Navideñas, no hay nada que garantice que los propósitos de año nuevo servirán de algo.

La dilación de ponerse a dieta

Pues bien, seria importante señalar algunas cosas que sería ideal poder modificar en algún momento. Casualmente estamos en diciembre, pero la verdad es que se puede aplicar en cualquier época del año. (probablemente con los mismo resultados). “Mañana me pongo a dieta”. Esta es una de las frases más repetidas el día de Reyes, después de un largo mes de abundancia en comida y bebida.

A causa del atracón navideño los españoles habremos engordado de media entre dos y cuatro kilos. Tras el Día de Reyes, gran número se ha propuesto perderlos de forma estricta. Pero a pesar de los buenos propósitos no es aconsejable comenzar una dieta muy restrictiva, ya que el cuerpo debe acostumbrarse de nuevo a una ingesta menor de alimentos.

Los alimentos frescos y verdes como las frutas y las verduras se convierten en los productos más importantes en estos días.

Ojo con las dietas restrictivas

Agua y proteínas son algunas de las sustancias que hay que impedir que se pierdan al realizar cualquier tipo de dieta. Toda dieta de moda en la cual solo se pueda comer o beber un alimento; rebajan los niveles de nutrientes esenciales para el organismo, llegando incluso a producir desequilibrios. La dieta ideal debe ser hipocalórica y rica en nutrientes, vitaminas y minerales. La grasa saturada se convierte en el objetivo a eliminar.

El próximo paso es hacer cambios en nuestro estilo de vida para proveer la energía y el tiempo que necesitamos para tener éxito en nuestros propósitos.

Todo cambio necesita una inversión de energía vital. Necesitamos sacar tiempo para hacer ejercicio y no podemos estar tan estresados y cansados para buscar en la comida calmar el estrés que nos produce la ansiedad. Entonces la meta será: Detenernos, Reflexionar, y resolver los conflictos según nuestras prioridades y tiempo.

0/50 ratings