adelgaza-para-el-verano

Se acercan las temperaturas veraniegas y con ellas la ropa más ligera y la prueba de fuego…”el bañador”. Todas queremos estar a punto para enseñar las piernas bronceadas y, la tripita lisa.

Pero tenemos que tener claro que tanto la dieta como el cuidado de la piel son temas muy serios, ya que ambos implican nuestra salud. Y, no lo olvidemos ¡LA SALUD SIEMPRE ES LO PRIMERO!

En verano se reduce la necesidad de calorías

Algunos expertos sostienen que la primavera/verano es la época idónea para comenzar una dieta de adelgazamiento.

¿POR QUÉ AFIRMAN ESTO?

El consumo de calorías que necesita el cuerpo es menor, dado que no tenemos que hacer frente al frío.

Lo que puede encontrar en este artículo

Frutas y verduras abundantes

Con las altas temperaturas apetece tomar comidas frescas y livianas. Las frutas y verduras son ideales y ayudan a introducir vitaminas y minerales y muy pocas calorías. Además se prodiga la abundancia de alimentos crudos, algunos ricos en fibras vegetales, con la virtud de saciar más y facilitar el tránsito intestinal.

100% hidratadas

También en verano es la época ideal para beber muchos líquidos. Al tiempo que mantenemos la hidratación de nuestro cuerpo contribuimos a prevenir la celulitis y favorecer la eliminación de líquidos. El consumo de zumos, té frió, gazpacho, sopas frías son todos recursos excelentes.

Más actividad

Sobre todo en aquellas zonas donde el calor no es asfixiante, la posibilidad de hacer actividades al aire libre, paseos después de cenar, bicicleta, deportes en el mar…Perder grasa y ganar músculo es la mejor forma de estar en forma.

Si ya has intentado perder peso varias veces en esta época del año y sobre todo mantenerlo, sabes que no es fácil. Las siguientes pautas te ayudarán a lograr o mantener un peso saludable para llegar al verano como tu tanto deseas.

  • Lo más importante para comenzar es fijarte como objetivo perder entre 0,5 y 1 Kg. por semana hasta que llegues a tu meta. Esto podría tomarte cierto tiempo, por lo tanto considera cada día por separado. ¡Sé paciente y llegarás!
  • Intenta tener más actividad física en tu vida diaria, por ejemplo caminar en vez utilizar el coche; usar las escaleras en vez del ascensor; bajarte del autobús antes y caminar el resto del camino.
  • Intenta una nueva actividad como la natación, la danza, el fútbol o el tenis, busca alguna que disfrutes.
  • Cuatro comidas moderadas por día en vez de dos copiosa.
  • Toma frutas y verduras todos los días. Te ayudarán a “llenarte” sin consumir demasiadas calorías. Intenta comer al menos cinco porciones por día. Una porción equivale a un vaso de zumo de fruta o a una fruta de tamaño mediano o a una taza de macedonia o dos cucharadas de verduras crudas, cocidas, en conserva o congeladas. (se excluye la patata, zumos de fruta artificiales, dulces de frutas)
  • Toma alimentos con alto contenido de fibras como los cereales integrales.
  • Come menos grasas, en particular saturadas e hidrogenadas.
  • Siempre escoge lácteos desnatados y carnes magra. En vez de freír, elige preparar las comidas al horno, al vapor o al microondas.
  • Bebé mucho líquido, fundamentalmente, agua, es barata y sin calorías. Ponte como meta beber entre 6-8 vasos por día.

Recuerda no preocuparte si comes más de lo que deberías un día. Esto no significa que continuarás comiendo demasiado o que necesitas sobre compensar al día siguiente. ¡Un día de comer demasiado no arruinará todo tu programa de pérdida de peso!

0/50 ratings