Tus-niños-no-comen-verduras

La clave para que esto no suceda es educar a los futuros padres en cómo ir introduciendo los alimentos a los niños de una forma natural y en gran variedad . Si sólo introducimos a los niños la patata y la zanahoria en su primer año de vida, cuanto más pase el tiempo, más nos costará que el niño acepte otras verduras como el brócoli, las judías, espinacas, apio, puerro, calabacín, etc.

Estudios de la Universidad de Birmingham demuestran que los bebés a los que no se les introdujo variedad de alimentos, crecieron desarrollando apetencia por alimentos de color beige, como patatas y patatas fritas; en cambio, los bebés a los que se les introdujo todo tipo de verduras de todos los colores, desarrollaron una mejor predisposición a comer todo tipo de verduras, y por lo tanto, a tener una dieta más variada y equilibrada.

¿Ves mil caras o expresiones diferentes de desidia en la cara de tus hijos cuando les pones las verduras en el plato? Para la mayoría de los padres, la respuesta a esta pregunta es afirmativa. Todos queremos lo mejor para nuestros hijos, y dentro de este concepto entra lógicamente su alimentación, y por extensión un correcto desarrollo de su cuerpo y su salud.

Los gustos de los niños suelen tender a los sabores dulces y salados. Cuando los niños son pequeños podemos intentar introducirles sabores dulces, agrios y amargos.

Como alimentos dulces y sanos son indicados las peras, mangos, melones y fresas; tienen un sabor dulce las zanahorias, los nabitos, los pimientos dulces o enlatados, la calabaza y, aunque es menos común, la batata.

Como alimentos con toques agrios y amargos, seleccionaremos frutas como la mandarina, el pomelo anaranjado (no el amarillo) y las naranjas; yogur natural con bacterias vivas o pan de centeno.

Como alimentos ácidos, incluye brócoli, coles de Bruselas, calabacín y olivas en su dieta.

La batalla con la comida comienza desde jóvenes y el error más común es permitir que el “juego con los alimentos” se convierta en un asunto emocional . Los niños a menudo se niegan a comer para romper la autoridad de los padres, si ganan el juego, disfrutaran el sentimiento de poder que se le brindará.

Algunos expertos recomiendan, que si el plato no se ha tocado después de 20 minutos, se ha de retirar la mesa sin comentarios. Finalmente el hambre tomará mayor importancia que el juego y la táctica pronto se olvidará. Otros expertos indican que no se ha de usar nunca la comida como un castigo o una recompensa.

Si le das a tu hijo un chocolate cada vez que se porta bien, puede llegar a exigir un chocolate cada vez que se porte bien, y surgir el conflicto.

Consejos para que tus hijos coman de todo

  • Haz énfasis en expresiones como “¡está riquísimo!” en vez de decir a tu hijo cuán saludable es ese alimento para la salud.
  • Intenta que todos los que se sienten en la mesa coman lo mismo. Si cada persona sentada en la mesa, come platos diferentes, el niño también querrá que sus preferencias se cumplan.
  • Cumple con el ejemplo. Los niños tienden a copiar lo que ven hacer a sus padres, así que asegúrate de que tu dieta es equilibrada y variada.
  • No utilices un alimento como un soborno para otro. Si prometes unas patatas fritas a tu niño si se comen la ensalada, no le estás aportando una dieta equilibrada.
  • Involucra a los niños en actividades relacionadas con la alimentación. Enséñales libros, explícales lo buenos que son los alimentos para la salud con gráficos para niños, llévatelos a comprar sus verduras, si tienes jardín planta verduras con ellos, etc.
  • Haz divertida la primera vez que prueben un alimento. Los juegos de probar alimentos pueden ser agradables y divertidos. Utiliza un mantel de papel y da unos rotuladores y pinturas de colores a los niños para dibujar lo que van a comer.

Haz un dibujo.Dibuja un tren en su plato con la comida. El cuerpo del tren puede ser un pimiento asado; las ruedas unas rodajas de calabacín frito o pepino crudo; la chimenea y las ventanas del tren, trozos de zanahoria y el humo del tren un poco de tortilla francesa.

0/50 ratings