pepino-refresco

Una de las acciones más habituales que realizamos al llegar los meses de verano es tumbarnos al sol, ya sea en la arena de la playa o al borde de una piscina, para disfrutar, o mejor dicho, para lograr un espectacular bronceado.
Pero después de ese tiempo bajo los rayos del astro rey es recomendable refrescarnos y refrescar nuestra piel del calor abrasador. Para ello nada mejor que utilizar alguno de los diferentes trucos caseros existentes.

Pepino

Uno de los más conocidos es recurrir al pepino. Dado su alto porcentaje de agua, este producto ya por sí mismo contribuye a hidratar y relajar nuestra piel. Pero también se puede elaborar un tónico, completamente natural, con él que se nos aportará, ante todo y sobre todo, mucho frescor.
El método de preparación es muy rápido y muy sencillo. Primero se parte un pepino sin pelar por la mitad y seguidamente se trocean unas dos cucharadas, aproximadamente, de menta fresca.

Crema de pepino y menta

Ambos productos, junto a agua destilada, se pasan por la batidora hasta obtener una mezcla que dejaremos reposar en el frigorífico. Y es que, de este modo, estará fresca cuando nos la vayamos a aplicar.
El método de aplicación puede ser tanto utilizando un simple algodón como a través de un pulverizador.

0/50 ratings